Blogia
Tus amigos

Zooterapia: ¿Por qué?

Zooterapia: ¿Por qué? Por Idida Rigual (Colaboradora de la AIN)


La Terapia Asistida con Animales, o TACA, involucra a los animales
en la prevención y tratamiento de trastornos físicos, mentales y
sociales, con el fin, entre otros, de mejorar las destrezas motoras e
incrementar la autoestima y la comunicación.

¿Sabe usted que cada animal tiene su especialidad terapéutica?
Por ejemplo, el perro representa la honestidad y el afecto
incondicional; el gato, la tranquilidad, la alerta e independencia; el
caballo, la obediencia y el autocontrol; el delfín, por su parte, se
identifica más con el amor a la naturaleza, la felicidad, la
complacencia con uno mismo. Para los miedos y pequeñas fobias, los
especialistas recomiendan el trabajo con animales de granja.

La explicación de los efectos de esta técnica terapéutica sobre la
salud humana se encuentra en su relación con el sistema nervioso
central, específicamente con la parte encargada de regular las
emociones: el sistema límbico. Se debe esto a que el contacto con la
naturaleza induce a la liberación de endorfinas, hormonas encargadas de
generar estados de tranquilidad y placer, permitiendo el bienestar
general de la persona.

Nombres y fechas retoman un matiz muy significativo en la evolución
de la Zooterapia. Hipócrates, antes de nuestra era, en su diario "Las
Dietas", citaba la equitación como regeneradora de salud, y como
tratamiento al insomnio. Muchos galenos le siguieron en los siglos
sucesivos, aplicándola en diversas enfermedades del cuerpo y la mente.

Llega el siglo XX, la primera experiencia de uso del caballo con
fines terapéuticos es aplicada en un Hospital Ortopédico de Inglaterra,
país donde años más tarde se atienden heridos de la Segunda Guerra
Mundial. En igual época la Cruz Roja Americana organizaba en el
Centro para Convalecientes del Ejército del Aire, el primer programa
terapéutico de rehabilitación.

En 1952, Liz Hartal, afectada de poliomielitis, gana la medalla de
Plata en la modalidad de equitación durante las Olimpiadas, y un año
más tarde y durante una consulta de psicología, "Gingler", un perro
mascota, se convierte en el primer ejemplar canino utilizado como medio
terapéutico y de forma empírica en un tratamiento de apatía crónica en
un niño, a quien logra motivar y facilitarle la comunicación.

El trabajo con delfines se suma en los años 80 con experiencias en
Estados Unidos. Los animales siempre han estado cerca del hombre,
pero algunos como el perro, el caballo y los delfines han tomado un
lugar protagónico en la batalla por mejorar la salud de este.








¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres