Blogia
Tus amigos

¿El árbol de la muerte?

¿El árbol de la muerte?

Muchas leyendas se han tejido en torno a un árbol cuya sombra
provocaba la muerte, al decir de algunos, desde los primeros meses de
La Habana colonial.


El oscurantismo enriqueció la leyenda y hubo quienes afirmaban que
el diablo y su séquito de diablejos y demonios vivían en las ramas por
las noches y se ocultaban en su tronco durante el día.


En un acta capitular del Cabildo Habanero correspondiente al tres de
marzo de 1559, aparece la primera referencia a esa planta maldita.


El texto señala: "pidió por petición Calisto Calderón le hagan
merced de dos solares que estén camino por la delantera de la estancia
que solía ser de Juan Sánchez el mozo a mano izquierda del camino que
es donde está un árbol que es la leche del mata la gente".   A Calisto
se le mercedó el terreno que pedía, pero sus familiares y amigos le
aconsejaron que tratara de obtener una nueva merced, en un lugar
alejado del árbol embrujado.   El joven se burlaba de todos, hasta que
su hijo más pequeño se trepó al árbol y fue encontrado muerto bajo su
sombra.


En 1842 y a instancias de la Sociedad Patriótica de La Habana, José
Ramón de la Paz y Morejón, vicario del pueblo de Yaguaramas y quien
dedicó su vida al estudio de la biología vegetal,  escribió un resumen
con el fin de esclarecer la entidad del árbol que producía la muerte
con su savia.


 Supone el naturalista que sólo el manzanillo, entre los árboles del
archipiélago cubano, puede provocar tan mortales efectos.  Para
corroborarlo, cita un hecho del que fue testigo presencial : "tres
hijos del vecino de Yaguaramas, D. Rosendo López Silvero, se enterraron
en el mes de julio del dicho año, a consecuencia de haber comido carne
envenenada de unas jicoteas envenenadas por el Manzanillo".


Sin embargo,  la descripción botánica de este árbol en la
enciclopedia Cuba en la mano, muestra cómo la argumentación científica
destruye no sólo la leyenda, sino el testimonio del naturalista antes
citado. Tras señalar que se trata del hippomane mancinella de la
familia Euforbiáceas y detallar su estructura biológica, brinda una
explicación en torno a la existencia de muchas leyendas, y las más
conocidas afirman que muere la persona si duerme a su sombra.


El volumen califica de juicios erróneos ambos planteamientos, aunque
reconoce las propiedades cáusticas de dicho organismo vegetal, pues
expresa: "en realidad la sombra  produce alguna alteración en las
personas obesas y sanguíneas".


En contraposición a tan sólidas argumentaciones, provenientes del
sabio Juan Tomás Roig, cuentan los vecinos de Zaza del Medio que en una
oportunidad acudieron a esa localidad, hace más de medio siglo, cuatro
individuos con aspecto de forajidos, portando sacos y cajas vacías. 


Se hospedaron en la fonda del pueblo, donde pagaron por adelantado una
semana. Al segundo día no regresaron. La gente hizo algunas conjeturas,
pero al tercer día se olvidaron de ellos. Al cuarto, vino despavorido
un muchacho llamado Juanito y dijo que los cuatro forasteros yacían al
pie del árbol maldito. Como nadie quiso acercarse a los probables
buscadores de tesoros, sus restos fueron pasto de las auras.


Indudablemente, la historia y la leyenda se entrecruzan en este
anecdotario cuyo protagonista, al parecer no posee efectos letales.
Pero queda la duda. ¿Qué ocurrió realmente?... ¿Quién podría provocar
la muerte del pequeñín de Calisto, de los hijos de Rosendo o de los
forasteros en pos de un tesoro?


 Tal vez, alguien movió los hilos para accionar unas manos asesinas
que hasta hoy permanecen ocultas. Un misterio sepultado junto a otros,
que tal vez un día salga a luz.

 

Por Ada Oramas (AIN)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

JUana -

Me ha dado un poco de miedo pues no conozco este arbol,ni sabia de el aunque si he oido historias,pero hara dano de verdad o solo seran fabulas?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres