Blogia
Tus amigos

Dientes sanos, no solo para una linda sonrisa

Dientes sanos, no solo para una linda sonrisa

Por Roberto Pérez Betancourt*

 
Poder mostrar a cualquier edad  una agradable sonrisa, que exhiba dientes sanos y capte simpatías, es buena razón para cuidar la higiene bucal, pero no la única, ni la más importante.


Cálculos de expertos afirman que la mitad de la población adulta, a escala mundial, sufre caries y enfermedad periodontal, afección que deviene crónica y puede ser factor de riesgo para padecer lesiones cardiovasculares, trombosis y arteriosclerosis.

 

Recuerdan especialistas que al menos un centenar de bacterias sobreviven en la saliva, y la boca es  lugar idóneo para que los patógenos invadan el cuerpo humano, de ahí los cálculos en el sentido de que una adecuada higiene bucal representa al menos cinco años más de
vida, además de ser indispensable para la presencia.


¿Consejos? Están los clásicos, sobre la necesidad de cepillarse adecuadamente los dientes después de ingerir alimentos y visitar al dentista al menos una vez cada seis meses, no solo en emergencias, cuando por lo general la solución es extraer una pieza o afrontar males
mayores.


Por supuesto, la alimentación balanceada ayuda a conservar encías y dientes saludables, así como el fluor en el agua, pero otras prácticas, al parecer intrascendentes, pueden marcar la diferencia entre una sonrisa espléndida y otra repulsiva.


Se recomienda no economizar cepillos dentales. Hay quienes presumen porque lo conservan hasta más de un año.


Nada de eso, si  usa el cepillo con la frecuencia necesaria y en la forma que indica el odontólogo, de arriba hacia abajo y viceversa, al mes ya está infectado y necesitará renovación.


También  el uso frecuente del llamado hilo dental para limpiar los espacios entre piezas bucales es buena práctica.


Las personas aquejadas de halitosis, o mal aliento, deben recordar que una boca limpia huele bien.


Abra la boca y saque la lengua ante el espejo, para comprobar que ese utilísimo órgano muscular esté limpio. Cepille la lengua, con cuidado, verá que puede hacerlo sin sufrir arqueadas, es cuestión de entrenamiento y práctica.


El crecimiento bacteriano en la lengua se parece a la acumulación de polvo en una alfombra muy pilosa. Incluso cuando la periodontitis está vinculada con la halitosis en un tercio de los pacientes, el mal aliento en realidad está más relacionado con la placa del tercio dorsal
de la lengua.


Por eso, fuentes científicas consultadas insisten en que el cepillado o limpieza de la lengua puede proporcionar un gran alivio para los referidos pacientes, cuyo reflejo de náusea no se estimula muy fácilmente.


También odontólogos recuerdan a las mamás que al alargar el periodo de lactancia de sus bebés les evitan trastornos buco dentales, tales como apiñamiento de dientes, y enfermedades en las encías, como la piorrea.


La sana práctica de la lactancia materna contribuye a que el niño adquiera más facilidad para aprender a respirar por la nariz, por lo que este esfuerzo muscular provoca el desarrollo óseo de las mandíbulas de los pequeños y previene trastornos   en encías y dientes.


Aunque aún no tenga dientes, las encías del bebé se deben limpiar con una gasa después de cada toma, y cuando comiencen a salirle, la operación se realiza con un cepillito de cerdas suaves.


Hay mucho más que su odontólogo puede aconsejarle sobre el cuidado de la boca en general, no solo para lucir una espléndida sonrisa, sino esencialmente para preservar su salud.
 
*El autor es colaborador de la AIN










¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres