Blogia
Tus amigos

Las urgencias del trópico

Las urgencias del trópico

Leandro Matos

 

El trópico constituye por definición y complejidad un espacio geográfico,  por la variedad de paisajes y ecosistemas, y por las asombrosas expresiones de diversidad biológica, causales entre otras condiciones, de su particularidad geográfica.

 

Pero incide mucho sobre él la intensidad de los fenómenos hidro meteorológicos que se producen en esa faja planetaria y la frecuencia cada vez más alarmante de los desastres que ocasionan, sin olvidar la concurrencia de los eventos telúricos que son consecuencia de la geo dinámica  en sus latitudes.

 

Incluso, como resultado de la propia acción de los procesos agro climáticos y agro meteorológicos, la aplicación de la agricultura tropical es compleja, por el maravilloso potencial de recursos fito genéticos, que sostiene un alto porcentaje de las producciones agroalimentarias y agroindustriales a nivel mundial.

 

Desde el ángulo económico-social, influye también la coexistencia de numerosos tipos de economías y de culturas. Desde las más atrasadas y primitivas formas de producción, pero con riquísimo potencial cultural, aun desaprovechado y relegado, hasta las grandes tecnópolis rectoras de las macroeconomías y los mercados regionales.

 

Son inobjetables los grandes problemas ambientales que sufre la región como consecuencia de siglos de explotación irracional de sus recursos y de una actual insostenibilidad en las prácticas de los sistemas productivos y sociales.

 

Un ejemplo elocuente es la vertiginosa disminución de los bosques tropicales húmedos, con una tasa del  40 por ciento por encima de los ritmos experimentados en décadas recientes, uno de los problemas ambientales que aquejan al planeta y a la humanidad, y que en proporción considerable atañen a los trópicos.

 

Al respecto, especialistas de la Universidad norteamericana de Utah dieron a conocer algunos resultados reveladores de un estudio de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos.

 

La región tropical del planeta, que está en la franja central del globo terráqueo y es donde se experimentan las temperaturas más calientes del orbe, se amplía en forma acelerada debido al calentamiento global, dicen los expertos citando su fuente de información.

 

Eso significa, añaden, que sitios tradicionalmente más frescos, como México, ahora son parte del trópico y experimentan las mismas temperaturas altas, las tormentas y las sequías, que son propias de las zonas tropicales.

 

Un cambio de ese tipo podría significar una variante en la dirección y el desarrollo que hoy toman los huracanes y afectar la reserva de agua en esta zona, perjudicando la agricultura y la provisión del líquido en la región.

 

Solo durante el último cuarto de siglo el cinturón tropical del planeta se extendió entre 300 y 500 kilómetros hacia ambos cascos polares.

Ello representó un crecimiento de los trópicos hacia el norte y el sur de entre unos 2,5 y 4,8 grados de latitud, situación que se esperaba ocurriera en el siglo XXII, de ahí  la enorme preocupación de los expertos.

 

El ensanchamiento del cinturón tropical trae consigo un incremento en las temperaturas atmosféricas, un cambio en la dirección de los vientos y un descenso en los niveles de ozono en la atmósfera.

 

Se  crean condiciones aún más secas en las regiones densamente pobladas de la Tierra, pero al mismo tiempo, aumenta la humedad en otras.

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres